Cadena de locos

Los avales creíbles son una herramienta de marketing muy eficaz, especialmente en el ciberespacio. Sin embargo, el principio de «caveat emptor» (que el comprador tenga cuidado) debe seguir siendo el principal criterio para tomar la decisión de compra. La razón es que algunos supuestos avales pueden no ser lo que parecen. Arquitectos Zaragoza ya lo saben.

Parece que el Sello de Aprobación de Good Housekeeping ha sido reemplazado por Oprah Winfrey cuando se trata de una validación de credibilidad …

Dicho esto, si no me equivoco, lo único que significaba el primero era que el producto o servicio en cuestión pagaba por anunciarse en la revista Good Housekeeping.

Sin embargo, en el vasto anonimato del cibermercado, un reclamo de credibilidad es vital para quienes desean convencernos de que les enviemos dinero. A través de su exitoso programa de televisión, la excelencia de la Sra. Winfrey a la hora de retratar con precisión causas, incidentes y situaciones le ha valido un elevado manto como la Anointess de la Autenticidad.

Incluso podemos ver este fenómeno en funcionamiento en el sitio web del Grupo Longer Life que alberga mi columna, ya que hay productos anunciados que llevan su nombre. Eso está bien, por supuesto, ya que es fácil para nosotros discernir que las afirmaciones de estos productos son reales en ese sentido (por ejemplo, Bob Greene es realmente su entrenador personal). Son, sin duda, buenos productos. Si alguna vez siento la necesidad de perder cinco kilos en treinta días, los probaré.

Sin embargo, en el salvaje mundo del cibercomercio, parece que algunos vendedores decidieron tomar un atajo en este proceso. Pensaron que era suficiente con afirmar que su producto había aparecido en Oprah.

Si te has movido entre el spam y el detritus del ciberespacio, es probable que hayas visto este titular:

«¡Como se vio en Oprah! Un adolescente gana 71.000 dólares enviando una simple carta».

El argumento de venta cuenta la historia de un niño que envió diligentemente Dios sabe cuántas cartas en cadena y terminó con un armario lleno de billetes de 10 dólares, o algo así. El argumento continúa diciendo que esta historia también apareció en una revista de noticias estadounidense, 20/20, y en el Wall Street Journal. Sin embargo, estos medios sólo están ahí como apoyo. Es Oprah la que da a esta historia «piernas», como se dice en el negocio del cine.

El objetivo del ejercicio es inducirle a comprar en la cadena enviando dinero a uno o más de los nombres de una lista de cinco, y luego eliminando el nombre de arriba y añadiendo el suyo al de abajo, para que pueda tomar su turno para recoger todo ese dinero. Seguro que conoces el procedimiento.

En teoría, esto funciona a un nivel exponencial. Por otra parte, en teoría, también lo hace el comunismo en la sociedad de masas.

¿Necesito decir más?

Según mis investigaciones, es falso. Falso. Nunca ocurrió.

Fui directamente a la fuente y planteé la pregunta al personal de Oprah, preguntando si algún adolescente apareció alguna vez en el programa y contó cómo su carta en cadena le hizo ganar 71.000 dólares o más. Este es el correo electrónico que recibí:

«Fecha: 10 Oct 09:04

«Estimado espectador,

«No encontramos ningún programa de Oprah en el que se hable de que alguien haya hecho una fortuna con una carta en cadena. Las referencias a las cartas en cadena incluyen la dieta de la sopa de col, las galletas de la señora Fields y la Red de Ángeles».

«Gracias,

«Cintas y transcripciones de Oprah»

Aunque admito la tentación de iniciar una carta en cadena con la esperanza de recibir sacos de galletas de la Sra. Fields asociándola con un correo electrónico real del personal de Oprah — después de lo cual haría clic en ese anuncio que presenta a Bob Greene para poder comprar su programa de pérdida de peso — mi sentido común me dice que simplemente no funcionaría.

Sin embargo, el propósito de hacer tales afirmaciones es intentar anular tu sentido común, para que pienses que si Oprah le dio credibilidad a la historia, entonces tal vez haya algo en ella. Así, cuando la cantidad «objetivo» que quieren que pagues se fija en el precio de un par de cervezas o un puñado de billetes de lotería, el anzuelo está bien cebado.

¡Qué manera más lógica de perder unos cuantos dólares! Y lo hará. Tanto si envía cartas como correos electrónicos, perderá su dinero y parecerá tonto ante sus destinatarios mientras lo hace. De nuevo, hablaremos de eso la próxima vez.

Por ahora, basta con decir que en lo que respecta a esta historia, estoy convencido de que Oprah nunca la emitió. La única referencia que confirmaremos es que Aretha Franklin la cantó.

‘Chain of Fools’.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.